lunes, 23 de mayo de 2011

Mónica, ahí tienes la puerta

Cuando la gota colma el vaso el tsunami se precipita irremediablemente. Y en España, más que nunca, quedó demostrado ayer lo cazurros que podemos llegar a ser. Sí señores, en una época en la que se supone que el avance y la evolución que se les debe a las sociedades modernas es indiscutible, llega el día 22 de mayo y el retroceso se hace más que evidente. ¡Bienvenidos a la Residencia Azul española!
Como bien hemos podido conocer los españoles, el PP ha barrido de forma espeluznante los gobiernos de casi todas las Comunidades Autónomas. Algo que, desde mi punto de vista, viene dado por la campaña de desprestigio que lleva haciéndonos “disfrutar” Mariano Rajoy desde que la crisis en España se ha hecho más que evidente. Aunque, de todos modos, no es que esté a favor del PSOE y su práctica política a nivel nacional. Porque, como todos sabemos, cuando un partido político llega a tal escalafón de poder se quedan olvidados en el camino algunos principios básicos que, se supone, rigen sus ideales políticos. Y, sin duda, Zapatero no se ha caracterizado por sus buenas decisiones. Sin embargo, tampoco ha tenido a culpa de la situación económica. ¿Inconveniente? Que todo acto que se dé en la política es utilizado en contra del oponente, sean cuales sean sus causas. Así, Mariano y su partido lo único que han hecho ha sido desvalorar la actuación del PSOE sin proponer ni una sola medida útil. Ya que, si para algo se supone que existen los políticos, es para velar por el bienestar de los ciudadanos anteponiendo esto a su interés personal. Si bien es cierto que, una vez más, los hechos han hablado más fuerte que las palabras y han demostrado la realidad en la que nos hallamos.  Pero en fin, meternos a discutir tal asunto ocuparía otro escrito mucho más largo y extenso.

Así que volvamos a la idea principal: el abrumador éxito del PP.
Y, como no iba a ser menos, en mi ciudad también se ha dado tal caso. Aunque, poniéndoos en antecedentes, he de decir que lleva gobernando alrededor de 24 años en solitario, esto es, con mayoría absoluta, plena e incondicional. Pero, esta vez (para sorpresa de muchos de nosotros) con un pequeño matiz: la mayoría absoluta se ha disuelto en un instante. Justo en los últimos momentos del recuento de votos nuestra alcaldesa se iba dando cuenta, muy a su pesar, de la situación que se le venía encima. Después de años oscuros en los que los puestos de asesor caían en manos de personas designadas a dedo (sin cualificación) ya que, como bien apunta Mónica en uno de los comentarios realizados recientemente, para ocupar tal cargo en el ayuntamiento no es necesaria, y cito textualmente, “la preparación técnica, aunque si el conocimiento de las necesidades de los oriolanos y las ganas de trabajar por ellos”; de décadas de corrupción en los que los bolsillos de algunos concejales se saturaban, y no precisamente de papeleo; de despilarramiento innecesario de dinero para comidas y celebraciones varias –por supuesto, de forma privada, nada de que participaran los ciudadanos-; de un centenario dedicado a Miguel Hernández soso e insulso; en los que, hasta hace relativamente poco, un busto de Franco coronaba uno de los parques centrales de la ciudad… y así podría seguir sin descansar nombrando todas y cada una de las razones que hacen que, más que nunca, nos demos cuenta de que Orihuela necesita un cambio.

Pues bien, el día de ayer fue de resignación para unos y de celebración para otros. Twitter estaba saturado de todo tipo de comentarios. Algunos, totalmente estúpidos, he de decir. Pues parecían venidos del mismísimo Homo neanderthalensis. Y no es precisamente porque apoyaran al PP, sino porque en ellos quedaba demostrado el poco uso de la razón que realizan algunos seres humanos. Ya que, si nos ponemos a pensar, te identifiques con el partido político que te identifiques, si ves que te están robando y tomando el pelo (poniendo en las listas electorales a imputados en corrupción junto con idiotas varios) lo mínimo que puedes hacen es manifestar tu malestar con tu voto, el único instrumento con el que, lamentablemente, contamos hoy en día para ejercer nuestro derecho como ciudadanos en un estado, dicen, democrático. Pero, a fin de cuentas, hay algunos a los que les gustan que les roben y tomen por idiotas. Eso son temas que a mí no me atañen, pues inciden en el valor que se tengan a ellos mismos como personas hechas y (de) derechas. Pero me cabrean, eso sí, y es algo que no voy a ocultar.

Así que, ahora mismo, los tres partidos más votados (quitando al PP) son: CLR Y CLARO (coalición), los Verdes y el PSOE. Simplemente, muchos de nosotros esperamos que se forme un tripartito para que, por primera vez, la semilla del cambio se plante. Quizá hayan más problemas, o quizá no. Puede ser que se produzcan más riñas por el poder. El tiempo hablará, pero al menos estamos consiguiendo algo que en Orihuela no pensábamos que pasaría. Y un pequeño paso, junto con otros más, van formando un camino –que aún no sabemos hacia dónde irá a parar- pero seguro que nos llevará a algún sitio.
Eso sí, una cosa tengo clara: el PP no se irá tan fácilmente del poder, tienen un as en la manga manipuladora que todos visten habitualmente. Se habla de concejales comprados y de que Mónica continuará siendo alcaldesa. Todo son rumores, eso sí.

En fin, esperemos que queden sólo en eso, en rumores; y que la verdad, la democracia y la lealtad al ejercicio de la política sean las piedras del camino en Orihuela. Porque caminante no hay camino, “al andar se hace camino y al volver la vista atrás se ve la senda que nunca se ha de volver a pisar”. Pasado pisado, futuro renovado. Tenemos fuerzas, esperanzas y pocas ganas de que nos tomen el pelo. Parece el nacimiento de una nueva era. Esperemos que aquellos ciudadanos que vivan en el mundo paralelo de Orihuela vuelvan a la realidad y vayamos, todos, en busca del cambio.

Buenos tiempos… ¿vendrán ya?


Andaluces de Jaén, 
aceituneros altivos, 
decidme en el alma: ¿quién 
amamantó los olivos?
Vuestra sangre, vuestra vida, 
no la del explotador 
que se enriqueció en la herida 
generosa del sudor.
No la del terrateniente 
que os sepultó en la pobreza, 
que os pisoteó la frente, 
que os redujo la cabeza.                     
                                                               Miguel Hernández.

Que no nos pisoteen ni reduzcan, la unión hace la fuerza.


5 comentarios:

  1. Mira, sinceramente, (aunque sé que tú ya sabes más que de sobra mi opinión sobre el tema), peor de lo que el PP viene haciéndolo todos estos años en Orihuela, dudo que lo hagan los demás.
    Y mira que Orihuela podría ser una gran cuidad (pero de verdad, no de título sólo), pero si se invierte en ella y si se cuida, y eso no se puede conseguir si lo único que hacemos es llenarnos los bolsillos para pagarnos la casa a base del dinero de los cuidadanos.
    Así que espero que se forme el tripartito y las cosas comiencen a cambiar... porque no creo que vuelva a haber una oportunidad como ésta en mucho tiempo.

    Paula! ¿Te imaginas un ayuntamiento sin tramas de corrupción y con gente que sepa escribir? *-*

    ResponderEliminar
  2. muy chulo tu blog, te sigo si me sigues

    blackroseme.blogspot.com

    BESAZOS :D

    ResponderEliminar
  3. GUAU nunca pensaba que una chica hablaria asi de la politica sinceramente me encanta:)

    PD: http://littleprettyliars14.blogspot.com/
    si quieres pasate a ver nuestro blog:D te sigo guapa.

    ResponderEliminar
  4. Hola! me encanta tu blog :D
    sin duda te sigo...
    si quieres pasate por el mio y me dejas tu opinion vale?
    http://lamusicadelnoctambulo.blogspot.com/
    un besitooo (LL)

    PD: si tienes un momento pasate tambien por el de mi amigo, que tambien es genial ;)
    http://esascosasquemehacenfeliz.blogspot.com/

    ResponderEliminar

murmullo